Consejos para visitar la ciudad de San Francisco en silla de ruedas

SAN FRANCISCO EEUU WUKING

Aquellos que conozcan las empinadas cuestas de la población californiana de San Francisco les parecerá imposible que sea apta para los turistas que viajen en silla de ruedas. Sin embargo es una de las ciudades estadounidenses mejor adaptadas para este tipo de visitantes ya que para ver sus principales atractivos es posible visitarlos sin barreras arquitectónicas. Lo más recomendado en cualquier caso, es poder alquilar un vehículo o movernos mediante transporte público; ya que la mayoría de éstos disponen de rampas y áreas en el interior para personas con movilidad reducida. A continuación, te damos algunos consejos para visitar la ciudad de San Francisco en silla de ruedas.

No debes perderte…

  • Golden Gate. Una de las primeras paradas que realizaremos en nuestro viaje es al famoso Golden Gate, uno de los puentes más fotografiados del mundo. Esta construcción donde predomina un intenso color rojo es posible recorrerlo sobre silla de ruedas mientras tenemos las vistas más impresionantes de la Bahía de San Francisco así como del litoral de la ciudad. Cuenta con varios kilómetros de longitud, así que nosotros te recomendamos que por lo menos llegues hasta el mirador, ya que está adaptado para personas con movilidad reducida.

SAN FRANCISCO EEUU WUKING

  • Golden Gate Park. Más grande que el famoso espacio verde neoyorquino de Central Park es el gran espacio natural de San Francisco, el Golden Gate Park. Aunque recibe el mismo nombre que el puente, están a unos kilómetros de distancia uno de otro. Cuenta con más de 5 kilómetros de longitud y uno de ancho y en su interior se pueden visitar diferentes puntos de interés como un jardín japonés, un área dedicada a Shakespeare, la Academia de Ciencias de California o el Museo de Young, entre otros. La vegetación es más abundante y por lo tanto a los visitantes les parecerá que están recorriendo un auténtico bosque, sin embargo, la mayoría de caminos están bien pavimentados y accesibles en sillas de ruedas.
  • Lombard Street. Es el ejemplo por excelencia de las empinadas cuestas de las calles de San Francisco, con el agravante de que además está dispuesta en zig-zag. Sólo es posible recorrerla en silla de ruedas si viajamos en el interior de un vehículo, ya que para los peatones sólo es posible bajarla a través de sus cientos de escalones dispuestos en los laterales de la famosa Lombard Street. Si no puedes bajar por ella con un coche de alquiler, no te preocupes, sólo admirarla desde ‘los pies’ de la calle ya merece la pena ya que al estar en una de las zonas más elevadas también ofrece las mejores vistas de la ciudad.
  • Sausalito. Una de las excursiones más recomendadas si estamos varios días en San Francisco es a la localidad costera de Sausalito, al otro lado de la bahía. Se puede llegar en vehículo o cogiendo un ferry que te deja en unos 30 minutos en el mismo puerto de la población. Su principal atractivo es que tienen numerosas casas flotantes, alguna de ellas auténticas mansiones, donde disfrutar del rincón más bohemio de los alrededores de San Francisco. Hay rampas para acceder a los muelles y un paseo bien pavimentado a orillas de las aguas del mar; sin embargo, hay que tener cuidado ya que hay zonas privadas que no permiten el acceso a personas ajenas al vecindario.
  • Alcatraz. Uno de los atractivos más turísticos de San Francisco es la isla de Alcatraz donde se encuentra la ya abandonada cárcel más famosa del mundo. En su interior estuvieron presos importantes reos como Al Capone, y hoy en día es una excursión que podemos realizar en nuestro recorrido en silla de ruedas por San Francisco. Además de que hay un ferry que lleva a los pasajeros desde Fisherman’s Wharf de San Francisco hasta Alcatraz, la isla cuenta con un tranvía para transportar a personas con movilidad reducida.

Debes evitar…

  • Tranvías antiguos. Quizá tenías muchas ganas de viajar a San Francisco y montar en los famosos tranvías antiguos en los cuales se ve en series y películas como los pasajeros van agarrados de los vagones sin demasiada precaución. Precisamente por esa falta de medidas de seguridad, que a la vez le aporta su entrañable encanto, no es recomendada para viajeros en silla de ruedas. Podrás moverte con el resto de medios de transporte que sí están adaptados y además te ahorrarás las largas filas que siempre se forman para montar en estos antiguos tranvías.
  • Twin Peaks. Otra de las actividades que no están adaptadas para los ‘silleros’ es el ascenso a las colinas de Twin Peaks. Podréis llegar hasta los pies de las mismas sólo si disponéis de en un vehículo, ya que el transporte público te deja en una zona bastante retirada de ellas. Para subir a estas dos ‘colinas gemelas’ sólo se puede hacer subiendo los interminables escalones de madera construidos en la ladera de estas pequeñas montañas. No os preocupéis, podréis tener excelentes vistas de la ciudad repartidas por otros puntos de San Francisco sin barreras arquitectónicas de por medio.

 

Laura CrusellasWuking

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>